Opinión

Gabriela vs Mauricio (y Horacio)

Cuando se le pregunta al diputado de PRO si está con Horacio o con Gabriela responde con calculada firmeza. “Con Mauricio. Estoy con Mauricio”. Porque está con Mauricio, por consiguiente, lo apoya a Horacio. Cuesta asumir que el competidor de la señora senadora Gabriela Michetti dista de ser Horacio Rodríguez Larreta, Jefe de Gabinete del Artificio Autónomo. Confronta con Mauricio Macri y la estructura aceitada del macricaputismo.

Antikirchnerismo bobo en el final de ciclo

Con las derivaciones transitoriamente aplacadas del crimen de Nisman, el cristinismo asume el riesgo de pensar en sucederse a sí mismo.Constatan que pueden quedarse. El final de ciclo es un mito que se extiende. Se dilata.La bomba económica, que vaticinaba Héctor Méndez, estaba plantada para que le estallara al sucesor. Ahora amenaza con explotar en pleno rostro de Scioli. Acaso de Randazzo. Dos máscaras, en definitiva, de La Doctora.

Reconstrucción de la Franja de Massa

Primero le instalaron el estancamiento. Y se estancó. Le instalaron después que se caía. Y cayó bastante. Le instalaron que se le había acabado el “combustible espiritual” de Ari Paluch. Y empezó a faltarle el dinero.En poco tiempo La Franja de Massa era una puerta giratoria.La divulgación de los defectos hostigaba las virtudes de Sergio, Renovador de la Permanencia. Incomparable en el trato con el pueblo, pero prefiere llamarlo “la gente”.“En algún momento el vivo te hace sentir que sos un idiota”, confirma la Garganta. “En eso Sergio se parece a Kirchner”.Otra Garganta ajusta la comparación.“Mezcla de Menem con Palito Ortega. Lo soltás en cualquier shopping y se le vienen encima para tocarlo, besarlo, fotografiarse”.La salida de Reutemann, Planta Permanente, hacia Macri, derivó en la pérdida simbólica que más lo perjudicó. Lo siguió Posse, El Hijo del Cholo. Y Sandro Guzmán, mini-gobernador de Escobar, que volvió a Scioli, Líder de la Línea Aire y Sol.En cambio Martín Insaurralde, El Novio del Suburbio, se le fue antes de haber aterrizado. Hacia Scioli.El episodio Insaurralde es significativo. El Novio decidió no cruzar hacia Tigre, según nuestras fuentes, cuando Sergio se largó a vociferar contra el juego. A apretar con el cuento que iba a nacionalizarlo. El mensaje parecía dirigido, en la práctica, hacia Cristóbal, Empresario de la Corona. Se entendió, en los tramos marginales, como el intento picaresco del mangazo.“Pide pista para recaudar”, arguye el desconfiado.Sin embargo el apriete oral inquietó, según nuestras fuentes, a los sensibles mini-gobernadores que reciben la agradable visita mensual del binguero respectivo.La cuestión magnificada del juego determina, para ser francos, el diseño de la política.El avance sobre Cristóbal debía entenderse como un dardo perverso, dirigido hacia los principales competidores que pretenden polarizar entre ellos. Para aislarlo.Daniel y Mauricio.

Irán entre Lausanne y Saná

Entre las negociaciones en Lausanne y las violencias en Saná y Aden, en Yemen, se debate la actualidad de Irán. Un país cotidianamente incorporado a la agenda política nacional.Trátase del regalito envenenado que nos deja Venezuela. El aliado estratégico principal de Argentina, en el subcontinente y en el mundo.Pero Venezuela es aliado estratégico -sobre todo- de Irán. Por carácter transitivo, Irán es también nuestro aliado. Como Rusia y China. Potencias sobredimensionadas que ocupan un rol sustancial en el bartolero cambio geopolítico que se impulsa desde aquí. Y que ni el canciller Timerman, ni La Doctora, aún pueden explicar.

Radicalización del centro

Los radicales derrotados en Gualeguaychú coinciden con los cristinistas sorprendidos en una ilusión teórica. Creer que los radicales de Ernesto Sanz, La Eterna Esperanza Blanca, entregaron en bandeja al partido centenario -la UCR- a la “derecha conservadora”. A Mauricio Macri, El Niño Cincuentón. Del PRO, expresión institucional del macricaputismo.Es el concepto que baja el Premier Aníbal Fernández, El Neo Corach, con su astucia locuaz. O por ejemplo el senador Nito Artaza, El Comediante Bartolero.Para que les cierre el análisis, estos radicales y cristinistas de referencias necesitan que Macri sea un neoliberal de la derecha. Pero El Niño no les alcanza para blindarlos en las posiciones progresistas, políticamente correctas, que representan. La socialdemocracia, en primer lugar. O el peronismo con sarpullido revolucionario que se estrelló en 1974. Pero hoy lo enarbola el Frente para la Victoria, aunque sin violencia. Pero se estrella también.

Último mes de centralidad

En treinta días, por importancia territorial y gravitación mediática, la atención va estar concentrada enteramente en la disputa urbana de Gabriela Michetti, La Princesa de Laprida, y Horacio Rodríguez Larreta, El Carismático de Flores Sur. Aspirantes a la sucesión del presidenciable Mauricio Macri, El Niño Cincuentón, en el Artificio Autónomo de la Capital. En adelante transcurre el turno del festival de las elecciones provinciales. En Salta, Córdoba, Santa Fe, Chaco, Tierra del Fuego, Neuquén. Hasta arribar a la sublime pedantería de las PASO, las primarias abiertas y obligatorias, ensayo de orquesta para la función electoral definitiva, la de octubre, con la respectiva segunda vuelta en noviembre. Coronación del año perdido. En tanto Presidenta, La Doctora atraviesa el último mes de centralidad. Aunque le quedan varios meses de centralidad discutiblemente asegurada, si es que se anota, también, como candidata a gobernadora o diputada.

El encanto de lo light

“Horacio le va a ganar a Gabriela por diez puntos”, confirma la Garganta.“No hay que decirlo, pero estamos cuatro puntos arriba”.